domingo, 22 de junio de 2014

¿CÓMO LAVAR NUESTROS PRODUCTOS?

Una de las preguntas que más nos hacen cuando alguien compra un producto hecho a mano con fibras naturales, es cómo se lavan. A continuación os damos algunas indicaciones de cómo lavar nuestros productos.

TEJIDOS NATURALES (lana, alpaca, algodón, lino, seda,...)
Normalmente recomendamos que los tejidos artesanales se laven a mano. Son telas delicadas que, con un poco de cuidado, pueden durar muchos años.
Es preferible utilizar agua fría o tibia y un jabón para lavado a mano de prendas delicadas. Para la lana y la alpaca es muy importante usar agua fría para evitar que se apelmace.
Lavamos con cuidado de no manipular demasiado y si lo deseamos, podemos echar un poco de suavizante en el último aclarado.
Para quitar el exceso de agua, es recomendable no retorcer el tejido para no deformarlo y evitar arrugarlo demasiado.
Secaremos a la sombra y plancharemos con el programa de plancha correspondiente a la fibra de la que esté hecho el producto.

Algunas lavadoras tienen programas para prendas delicadas (programa de lana o lavado a mano) que pueden utilizarse con nuestras prendas, pero siempre es preferible lavarlo a mano, sobretodo al principio.

FIELTRO Y NUNO
Estos tejidos corren el riesgo de seguir enfieltrándose y por tanto encoger, por lo que es muy importante manipularlos poco y evitar agua caliente y contrastes de temperatura.
Los lavaremos con agua fría, un jabón para prendas delicadas en poca cantidad, y con la menor manipulación posible. Escurrimos sin retorcer y secaremos a la sombra.

Para los sombreros y otras piezas con forma es preferible no mojarlos porque se deforman. Los limpiaremos preferiblemente con un trapo húmedo con amoniaco.


Todas las piezas que se confeccionan con lana (también el fieltro y el nuno) corren el riesgo de apolillarse (principalmente en verano). Para evitarlo, deben guardarse con un antipolilla (enebro, lavanda, naftalina....) y envueltos en papel de seda o bolsa de plástico.